"Oriente" - por Oscar Perez Moro

Hoy quiero decir algo, de mi querido Oriente,
de sus tierras feraces, sus montañas, sus ríos,
de tantas cosas bellas, que no puede la mente
imaginar que aquellos lugares eran míos

Que viajero asombrado no vió tu suelo hermoso,
con tus esbeltas palmas y tu manglar costero,
allí, donde las aves, en el campo montuoso
cantaban, orgullosas, al compas del montero.

Yara, Cacoyoguín, y el Cauto caudaloso
le dieron de beber a tu labriego pobre,
y el Turquino, de guardia, oteando respetuoso
los milagros que ha hecho la Caridad del Cobre.

Baire, Bayamo, Guisa, Yateras, Jiguaní,
fueron ecos,que al cielo, clamaban por la ley,
son nombres, que al decirlos, se piensa en el mambí
como si dices: Yara, es pensar en Hatuey.

Carlos Manuel de Cespedes, Figueredo, Moncada,
Jesus Rabí, Maceo, y los hermanos Lora,
fueron de la epopeya como una clarinada
y los abanderados de una acción redentora.

Guantanamo, Las Tunas, Holguín y Barajagua,
escenarios de luchas: la historia lo demuestra,
y el bronce luminoso, brillo en La Demajagua
y en los montes cercanos a la Sierra Maestra.

Santiago, Manzanillo, Contramaestre y Guisa,
supieron del machete de Gómez y Marcano,
y la Cuba Martiana, que nunca fue sumisa,
no se olvida del puño redentor del cubano.

San Lazaro, Dos Ríos, Peralejos, Bayate,
cuantos hechos recuerdan estos nombres,
Quien - al hablar de Oriente - no piensa en su combate
en sus mujeres bellas y el valor de sus hombres.

Sometido por el Sr. Alfredo Martínez

Regresar a Galeria