El Ateneo Cubano de Nueva York                                         Regresar a P.P. en los EE.UU.

El Ateneo Cubano indudablemente fue una de las primeras organizaciones donde los  portopadrenses jugaron un papel preponderante en los Estado Unidos.  A falta de mayores datos sobre esta importante institución, tenemos el gusto de reproducir un artículo aparecido  en la publicación "Puerto Padre" que es el órgano oficial de  la Organización de Portopadrenses en el Nordeste de los Estados Unidos. Ateneo1.jpg (35914 bytes)
Un Reportaje Especial Sobre El Ateneo Cubano
Relato de Angel R. (Papi) Sánchez a Gerardo González.

En el número anterior dijimos que no sabíamos nada sobre El Ateneo Cubano aunque habíamos oído hablar mucho de esa organización enteramente integrada por cubanos.

Nosotros creemos que es bueno conocer todo el acontecer de los cubanos en esta nación porque así nos damos cuenta de la contribución de los nacidos en Cuba a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Sabíamos que El Ateneo Cubano llegó a ser presidido por un dinámico portopadrense y entonces, mas fuerza nos dio tratar de saber sobre esa organización.

Pues bien aclarado que todo cuanto aquí se diga es la versión de nuestro Ex Directivo Angel R.. (Papi) Sánchez, agradecemos su disposición para hacer historia pero no somos responsables en absoluto de este relato como de cualquier otro relato que recibamos sobre el mismo tema o sobre cualquier otro tema.

Veamos pues, lo que nos dice Sánchez:

Llegó a Nueva York en 1946. Dice que en esa época, hasta 1950 no habían muchos cubanos por acá y de nuestro municipio de Puerto Padre lógicamente mucho menos.

Recuerdo, nos dice, El Ateneo Cubano. Era la sociedad mayor de cubanos en Nueva York y se basaba en un reglamento donde se dejaba constancia que en El Ateneo todos éramos cubanos, sin distingo de raza, credo religioso o partido político a que perteneciera el miembro.

El Ateneo, lógicamente, estaba formado por cubanos de toda la isla, por profesionales y por obreros, reinaba una confraternidad muy especial.

El Ateneo era un centro de diversión, entretenimiento y desde luego, casa social donde todos compartíamos, unos y otros, jugábamos dominó, jugábamos "las patas", también barajas y otros pasatiempos sin ánimo de lucro alguno. Todo eso para pasar ratos agradables.

Recuerdo, nos sigue diciendo Sánchez, que allá iba un buen periodista, Baby Quintero, el que era figura importante en el "Diario-La Prensa". Baby Quintero era "punto fijo" en El Ateneo; para nosotros era un orgullo que un cubano escribiera en el único periódico que allá por los años cincuenta escribía para la comunidad hispana en Nueva York.

Yo no recuerdo, continua diciendo Sánchez, pero mas o menos por 1950 Arístides Labrada, tan conocido por todos nosotros, llego a ser Presidente del Ateneo.

La elección de Arístides Labrada fue como un renacer de esperanza de los portopadrenses y entonces El Ateneo prácticamente se llenó de portopadrenses que ya para esa fecha el número en Nueva York de los nuestros, era bastante considerable.

En El Ateneo se encontraba todo cuanto uno quería ver y comprar en una sociedad cubana, cerveza, tabaco y otros productos directamente desde Cuba.

Sigue hablando Papi Sánchez: Con todos esos productos, con los cubanos que estabamos frecuentando y con un Arístides Labrada de Presidente, El Ateneo creció enormemente: Mesas nuevas y en mayor cantidad, aparatos eléctricos más modernos, nuevo mostrador para la barra de servir bebidas, tocadiscos muy de actualidad y otras muchas innovaciones que únicamente un cerebro dinámico como el de nuestro desaparecido Arístides Labrada tenía.

Pero ya en los primeros días de 1957 empezó todo a cambiar. Entró en el Ateneo la política y lo cierto es que con aquello llego la división y la discordia. Los que creían que el movimiento 26 de Julio era honesto y bueno y los que pensaban que no era cierto lo que desde la Sierra Maestra el tirano de hoy, Fidel Castro predicaba.

Lo cierto es que, por fortuna, aun los mas empecinados en el 26 de Julio, los sobrevivientes de aquellos años , hoy están también a nuestro lado, es decir, al lado de combatir lo que desgraciadamente Fidel ha hecho en Cuba.

Papi Sánchez dice lo siguiente concluyendo su peroración: Recuerdo que habían anunciado baile para el 31 de Diciembre de 1958. El movimiento 26 de Julio amenazó con evitar ese evento y fue suspendido. Pero el primero de Enero, tras la salida de Batista, llegó al poder Fidel Castro y acá todo, igual que en Cuba, aplaudían el triunfo de "La maldita revolución". No recuerdo bien si fue el 24 de Febrero o el sábado de gloria, pero lo cierto es que nunca podré olvidar que era un lleno total en El Ateneo y cuando acabaron de tocar "La Guantanamera" alguien gritó un viva a Fidel Castro y en otra esquina, otro dió un viva al General Batista. Ahí mismo empezó una batalla campal, tiros, botellas por el aire, pleitos físicos y más, hasta que llegó la policía. Después de aquello, El Ateneo quedo destruido. Yo estaba en ese baile, por eso puedo contar esto, terminó diciendo Angel R. (Papi) Sánchez.

Volvemos a repetir que nos hemos ceñido a lo relatado por Sánchez.

De todos modos, decimos nosotros: El Ateneo Cubano cumplió un rol histórico en esta capital del mundo, Nueva York y un portopadrense lo llevó a la cúspide. Ya la historia se encargará de llevar a sus póginas el origen, el desarrollo y el final del Ateneo Cubano en Nueva York

Nueva York, Verano del 1999

Regresar a P.P. en los EE.UU.