"Mi Bohío" - por Oscar Perez Moro


Tengo mi humilde bohío
allá en mi suelo cubano
hecho de yagua y de guano
en las márgenes de un río.
Está frente al veguerío
mas bello que hay por allí,
tiene horcones de jiquí
alfardas de manajú
las llaves de sabicú
y durmientes de almiquí.

La cumbrera es de baría,
los cujes son de guamá,
los largueros de cuyá,
y las tijeras de jía.
El fogón es de jata
y el fregadero de yaba,
y luego, cuando se acaba,
como hay veces, el carbón,
usamos en el fogón
júcaro, llanilla y cuaba.

Para la mesa saqué
las tablas de dos fustetes,
y los doce taburetes
de cedro los fabriqué.
La mesita del quinqué
es de pino y jubabán,
la tina de patabán
y como buen campesino
uso en lugar de molino
un pilón de guayacán.

Con madera de jocuma
le hice un establo a mi jaca
y un corral para mi vaca
al lado de una yagruma.
El calor no les abruma
porque hay dos grandes jagueyes,
también inmensos cupeyes
dan sombras que es un primor
para si hay mucho calor
puedan descansar los bueyes.

Tengo cercada la estancia
con postes de ocuje y llana,
y algunos de yuraguana
por darle mas arrogancia.
Hice con cierta elegancia
junto a la mata de jagua,
la portada de macagua
de ácana roble y caimito,
y en la cocina un techito
para la pipa del agua.

Hice de lo mas bonita
una rastra de majagua
porque la pipa del agua
hay que tenerla cerquita
Alli, donde mi abuelita
nos da tabaco y café,
donde a mi abuelo escuché
a la sombra de una guira
cantando junto a su lira
versos del Cucalambé.

Sometido por el Sr. Alfredo Martínez

Regresar a Galeria